Mié. May 22nd, 2024

Aeropuerto Chinchero aún entre idas y venidas, ¿qué pasa con US$ 193 millones adicionales?

La construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero-Cusco (AICC) sigue en la “cuerda floja”. A pesar de que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) anunció la firma de una adenda que permite un adelanto de S/ 40 millones al Consorcio Natividad para continuar con las obras, este monto solo sería un paliativo de dos meses. Además, persistiría la disputa por los US$ 193 millones adicionales que reclama la empresa ejecutora del proyecto para cubrir gastos no previstos.

De acuerdo al MTC, la suma de dinero será para dar cumplimiento a los compromisos asumidos con las comunidades, la construcción del cerco perimétrico del aeropuerto y la continuidad de la edificación del terminal de pasajeros. Actualmente, la construcción tiene un avance físico del 12%, cuando debería estar cerca del 50%.

En esa línea, una fuente del ministerio expresó a este medio que este es un adelanto del 2.5% del valor original del contrato de US$ 424 millones que incluye el Impuesto General a las Ventas (IGV). “Ese dinero se le debió dar un año atrás, pero la misma Oficina General de Administración (OGA) del MTC actual se negó”, apuntó.

Recordó que a finales del 2022 ya estaba programado ese adelanto, pero debido a que una de las empresas del consorcio Natividad se demoró una semana en entregar su fianza, el MTC decidió no brindar el monto.

Con esa medida, el Ministerio de Transporte habría generado el problema de caja que actualmente sufre el consorcio Natividad, explicó la fuente, quien agregó que “por presión social” se realizó la adenda con Natividad.

Esa cantidad de dinero solo durará dos meses, por lo que no resolverá casi nada. Además, es falso que Natividad haya presentado un cronograma actualizado de todo el proyecto; solo mostró cómo utilizarán esos S/ 40 millones durante los próximos dos meses porque no les alcanza para más”, señaló.

Precisó que el Consorcio Natividad, compuesto por Hyundai Engineering & Construction, Sinohydro, ICA Constructora y HV Contratistas, habría aceptado los S/ 40 millones con la idea de que durante estos dos meses, en los que se reactiva la obra, se sentarán a negociar con el MTC el problema de fondo, que incluye su reclamo de US$ 193 millones adicional para cubrir gastos no previstos debido a temas inflacionarios y las alteraciones que prolongan el tiempo de construcción del aeropuerto de Chinchero.

Parte de ese pedido fue rechazado por la Junta de Disputa, pero Natividad aún no ha presentado una reclamación por el tema inflacionario. Ahora, hay opiniones divididas dentro del ministerio. Algunos están de acuerdo con las recomendaciones de la PMO coreana, que propone negociar en lugar de ir a juicio, mientras que otra facción dentro del MTC no quiere negociar nada y prefiere esperar que el arbitraje lo determine”, remarcó el allegado del sector.

Añadió que si no se llega a un acuerdo, “estallará la bomba” y lo más probable es que Natividad recurra al arbitraje para resolver el contrato de construcción del megaproyecto, ya que ellos no están dispuestos a invertir su propio dinero.

Se supo que la PMO coreana recomendó al MTC que se reconozca a Natividad la parte que no corresponde a sus errores, como la inflación. “Ahí, el consorcio tendría que determinar si, al momento de presentar su oferta, el costo del cemento era, por ejemplo, S/ 20, pero con la inflación aumentó a cierta cantidad”, replicó.

¿Natividad llevará a arbitraje al Estado peruano?

Asimismo, nos informaron que Natividad espera continuar con la obra y no llevar a un arbitraje al Estado peruano. Un allegado al consorcio sostuvo que con los S/ 40 millones de adelanto se retomará el ritmo de la construcción. “Este monto es una manera para destrabar el proyecto”, dijo.

Incluso, mencionó que se prevé realizar horarios nocturnos para poder cumplir con la obra a finales del 2025, máximo en marzo del 2026.

Además, manifestó que hay voluntad de ambas partes en sacar adelante el proyecto del aeropuerto de Chinchero y también para que se les reconozcan los US$ 193 millones adicionales.

Según Paola Lazarte, exministra de Transportes y Comunicaciones, la pretensión económica del consorcio ya fue analizada y concluida por la DAB (Dispute Adjudication Board), que falló a favor del Estado peruano.

En ese caso, lo que corresponde es que el consorcio acate lo establecido en la DAB y continúe con las obras. Si Natividad no está conforme, puede recurrir a la vía arbitral internacional”, puntualizó.

Lazarte subrayó que el interés es que las obras del aeropuerto de Chinchero continúen y no haya retrasos significativos, ya que controversias en los proyectos pueden existir.

El foco principal de toda acción que tome el Estado y el consorcio es que no se vean perjudicados los peruanos con este proyecto”, concluyó.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES













CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720