Lun. Jul 15th, 2024

Aeropuerto Chinchero: aún sin acuerdo para acelerar obras, ¿qué pasa?

Al mediodía de ayer, autoridades del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) y representantes del Consorcio Natividad Chinchero, a cargo de las obras principales del Aeropuerto Internacional de Chinchero (AICC), sostuvieron una reunión para buscar alternativas de solución frente a un proyecto que, como alerta la Contraloría General de la República, tiene un retraso de 47% en ejecución.

En la cita participaron también representantes de la oficina de gestión de proyectos (PMO) coreana, según el registro de visitas del portal de transparencia del MTC.

Si bien el ministerio dijo por la noche de ayer (pese a que la reunión culminó alrededor de las 2 de la tarde según el mencionado portal) que en la cita “se definieron actividades para seguir adelante con el proyecto”Gestión supo que no se llegó a ningún acuerdo concreto. Es más, el día de hoy continuaría el diálogo entre los actores.

Otra vez bajo los reflectores

Esta semana el proyecto Chinchero volvió a los reflectores mediáticos, luego de que un congresista declarara que el MTC habría deslizado la posibilidad de resolución del contrato con Natividad en una reunión con el embajador coreano en Lima.

Ante esta información, el titular del sector, Raúl Pérez Reyes, salió al frente asegurando que no se ha presentado ninguna resolución del contrato y que la construcción del futuro aeropuerto cusqueño no se paralizaría.

Es más, en un comunicado del MTC se indicó que esa cartera estaba agotando todas las acciones que correspondían, a fin de que la construcción del proyecto continuara a cargo del referido consorcio.

Ese documento remarcaba que la solución debía darse dentro del marco contractual, de acuerdo con el pronunciamiento de la Contraloría.

Pronunciamiento

La Contraloría alertó retraso de 47% en la ejecución del aeropuerto, incumpliéndose el cronograma vigente, lo que ocasionaría que la infraestructura aeroportuaria no se concluya dentro del plazo establecido, es decir, el 27 de julio del 2025.

Detalló que, a marzo último, según un informe del PMO, las obras principales tenían un avance físico de solo el 10.33%, frente al programado de 57.78% (para ese periodo).

El retraso corresponde al componente “Obras Principales”, como son el terminal de pasajeros, el complejo de la torre de control, áreas de aparcamiento y vías de acceso, plataformas de estacionamiento, área de maniobras, sistema eléctrico, entre otros, cuyo presupuesto actualizado es de más de US$ 435.3 millones.

Más aún, el organismo de control alertó que había el riesgo de resolución del contrato, ante el incumplimiento de las condiciones contractuales.

Cabe recordar que en el 2019 se firmó el contrato de asistencia técnica entre Perú y Corea para la construcción del aeropuerto. Dos años después, en el 2021, el PMO, en representación del MTC, y el Consorcio Natividad de Chinchero firmaron el contrato para el diseño y ejecución de las obras principales (lado Aire/Lado Tierra) utilizando el modelo FIDIC Libro Amarillo.

El contrato, de 63 meses de duración, incluye un periodo de ejecución, puesta en marcha y ORAT (Activación y transición de preparación operativa) de 47 meses, un periodo de notificación de defectos de 12 meses, y 4 meses para el cierre del contrato

¿Qué reclama la empresa?

A pesar de que el MTC dio un adelanto de más de S/ 40 millones al Consorcio Natividad para continuar con las obras, este monto solo fue un paliativo. Esto porque aún persistía la disputa por los más de US$ 190 millones adicionales que reclama la empresa ejecutora del proyecto para cubrir gastos no previstos. Aquí está todo el meollo del asunto.

Pérez Reyes explicó ante el Congreso el último miércoles que el contrato está bajo la modalidad de suma alzada por un valor de más de US$ 400 millones “que no contempla ninguna posibilidad de revisión del valor sobre la base de la inflación”.

Según un informe de Contraloría, el contratista presentó 18 sumisiones formales ante la Dispute Adjudication Board (DAB). Estas sumisiones son básicamente desavenencias que se presentan ante la DAB para obtener una recomendación o decisión.

Después de ello, Natividad notificó su desacuerdo respecto a lo resuelto en tres decisiones de la DAB. Según la Contraloría “el contratista, el 30 de enero de este 2024, presentó su solicitud de arbitraje a la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI) (…)”.

Los tres puntos fueron: reclamo de plazos y coste del proyecto, debido al análisis y al desarrollo del trazado del terminal de pasajeros; reclamación de plazo y coste del proyecto para la reubicación de la torre de control ATC E1 (coordenadas 15-16-6-4) y otros edificios; y reclamación provisional totalmente detallada de los costes asociados al retraso en la puesta en marcha del suministro eléctrico de media tensión de 22.9 kV a cargo del cliente.

Adicionalmente, el contratista presentó al MTC un informe técnico en el que solicitó el reconocimiento de sobrecostos derivados de la inflación, incremento de áreas, mayores gastos generales y ampliación de plazo, detalla el ente de control.

¿Qué le respondió el MTC?

Contraloría refiere que la Coordinación Técnica de la Dirección de Regulación, Promoción y Desarrollo Aeronáutico del MTC, emitió informe donde expresa objeción a los pedidos del consorcio.

En la respuesta del ministerio, el sector detalla que el pedido de reconocimiento de ajuste de precios por variación inusual o efecto inflacionario no está contemplado en el contrato de obras principales.

Además, las pretensiones del contratista por mayores áreas en el terminal de pasajeros, fue resuelto por el DAB “y a la fecha, se encuentra pendiente el inicio de arbitraje planteado por dicho consorcio”“(…) en tal razón, la solicitud de reconocimiento por las mayores áreas en el terminal, no puede ser evaluada debido a que existe un proceso pendiente”, indicó el documento del MTC, según el órgano de control.

“Al no tener un cronograma detallado sobre el desarrollo de las actividades, no es posible el análisis de los mayores gastos presentados por el contratista; en tal razón, la información es insuficiente para su evaluación”, respondió también el sector.

Igualmente, refiere que el periodo de ampliación de plazo presentado por Natividad, no está desarrollado a detalle, tampoco el sustento técnico de las actividades y trabajos a ejecutar que justifique los meses de ampliación que solicita.

“En tal razón, la información presentada es insuficiente para una adecuada evaluación, por no contener un cronograma detallado sobre el desarrollo de actividades”, concluye.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES











CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720