Lun. Jul 15th, 2024

Bonos de vivienda: Inyección impactaría en construcción, pero falta sostenibilidad

A mediados de este mes, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) oficializó, luego de meses de espera, la entrega de más fondos para bonos de vivienda. La noticia fue bien recibida en el sector inmobiliario, que temía que sin ese dinero, la Vivienda de Interés Social (VIS) tambaleara en el año. Ahora, la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) ha estimado el impacto de la inyección de los nuevos recursos.

El Decreto de Urgencia (DU) 010-2024 autorizó que el MVCS entregue S/ 331,765,381 a los programas a cargo del Fondo Mi Vivienda (FMV). Con ello, el Bono del Buen Pagador (BBP), del Nuevo Crédito Mi Vivienda, obtuvo recursos anuales, luego de no contar con una partida inicial para 2024. El Bono Familiar Habitacional (BFH), de Techo Propio, también recibió nuevos fondos.

A partir de ello, y aunque el año ya está avanzando, Capeco espera una inversión fuerte en el sector para la VIS, lo que tendría un impacto significativo en el PBI de la construcción, que ya arrancó con buen pie el año.

Representatividad en PBI

El gremio augura que el ingreso de los S/ 331 millones para los bonos de vivienda tendrá un impacto porcentual de al menos dos cifras en el PBI general del sector construcción.

Así lo dijo Guido Valdivia, director ejecutivo de Capeco, durante la presentación más reciente del Informe Económico de la Construcción (IEC) #78 de su gremio. “Explicaría el 12.3% del PBI Construcción. Un dato interesante es que con ese dinero, Mi Vivienda movería S/ 3,674 millones en inversión”, apuntó.

En total, detalló el vocero del gremio, los S/ 331 millones generarían una inversión inédita para el FMV en VIS. La colocación de bonos, más la entrega de créditos hipotecarios y las iniciales en base a los ahorros familiares, se traducirían en una inversión total en el sector: S/ 6,303 millones (ver tabla).

“Si esto se logra colocar, a pesar del problema de tiempo (porque ya es casi julio), se financiarían 76 mil subsidios. Mi Vivienda colocaría 15 mil y Adquisición de Vivienda Nueva, de Techo Propio, 12 mil. Nunca se ha alcanzado algo así. Sería un año interesante”, agregó Valdivia.

Vale recordar que, según la Encuesta de Expectativas Empresariales de la Construcción, con resultados a junio y también de Capeco, el sector crecería 4% este año. El pronóstico es superior a lo que espera el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). En su último Reporte de Inflación de junio, mantuvo su proyección de crecimiento en 3.2%.

Objetivo: sostenibilidad

Si bien Capeco recibió de buena forma la entrega de más recursos para bonos de vivienda, el gremio reiteró su propuesta de que Perú tenga una “Ley de Financiamiento Habitacional”, norma donde el Estado definiría los criterios para actualizar los valores y entrega de los recursos de los bonos de vivienda para un periodo mínimo de dos años.

Como se sabe, los fondos para bonos de vivienda se definen en base al presupuesto anual del Estado. Es decir, más allá del año en curso, no se sabe cuánto entregará el Estado para este fin. De esta forma, por ejemplo, en el ‘armado’ del 2024, no se incluyó una partida inicial para el BBP, lo que despertó alarmas en el sector inmobiliario.

Por ello, Valdivia llama al MVCS a proyectarse más allá de 12 meses para la entrega de subsidios, para darle sostenibilidad al sistema. “Estoy seguro que será un año para récord para el FMV, pero no me quedaría en eso. Quedarse sin subsidios, como ya pasó, tiene un costo grande: la confianza en el sistema, que tarda en construirse, se pierde en un segundo. Eso favorece la informalidad”, explica.

Gestión le consultó a la titular del sector, Hania Pérez de Cuellar ,en una entrevista reciente por este asunto. La funcionaria indicó estar de acuerdo con la propuesta de Capeco. Sin embargo, dijo que ello está supeditado al resultado de la colocación de bonos del 2024 y su representación en la recaudación tributaria.

“Entiendo la necesidad de tener mayor predictibilidad. Lo cierto es que nuestra economía se está recuperando después de una recesión. Ir más allá de dos años es prematuro en este momento”, apuntó.

Indicó también que el camino de largo plazo para sostener los bonos es el fideicomiso de titulización, figura que aún se afina junto al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

“Aún está en borrador, pero seguimos viendo otros mecanismos que nos sirvan para apalancar recursos hoy y tener esa predictibilidad de dos o tres años. Estamos en plenos debates, incluso considerando que sea el mismo FMV quien maneje el fideicomiso”, refirió.

Sobre ello, Valdivia indica que sería un mecanismo útil para agilizar la entrega de créditos, pero no para sumarle fondos a los subsidios VIS.

“Titulización son hipotecas. Eso significa que los bancos las venden a terceros, con lo que recuperan su capacidad para seguir prestando y se genera un circulo virtuoso de financiamiento. Debemos aprovechar la buena coyuntura, para discutir la sostenibilidad a largo plazo. Eso solo se consigue con una planificación organizada desde ya”, asegura.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES











CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720