Sáb. Ago 13th, 2022

El crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) para Perú en el 2022 está entre 2% y 3%, pero sería menor si hay una contracción de la inversión pública. Hasta ahora, hay divergencia sobre si se van a revertir los malos resultados de los primeros meses de su ejecución, pero de no hacerlo podrían ser uno o dos puntos porcentuales menos en el resultado del PBI de este año, señaló el exministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla.

La inversión pública, según reportó el Banco Central de Reserva (BCR) disminuyó (variación porcentual real) 13.7% en los tres primeros meses del presente año respecto al mismo trimestre del 2021. En específico, la inversión del gobierno nacional se redujo 18.7%, destacando la menor inversión en los proyectos de bandas anchas de Cusco y Lima, y el aeropuerto internacional de Chinchero.

Del mismo modo, la inversión de los gobiernos locales y regionales disminuyó en 14.6% y 5.5%, respectivamente, por la reducción del gasto del programa de reactivación Arranca Perú, y los menores desembolsos en los proyectos de reconstrucción.

Si se observa el acumulado a mayo, en términos nominales, la ejecución a nivel general sigue siendo negativa (-0.5%), aunque explicada principalmente por la del gobierno nacional (-8.7%). Según Juan Carlos Odar, economista y director de Phase Consultores, en términos reales, la caída de 0.5% que se ha visto hasta el quinto mes del año, podría representar una variación negativa de alrededor de 10%, y la del gobierno nacional de 16% o 18%.

En esa línea, Castilla mencionó que se ha observado una baja ejecución especialmente del gobierno nacional y, en particular, del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), ejecución del 22% de su presupuesto para proyectos al 13 de junio, sector que es uno de los principales ejecutores.

“Los dos motores de crecimiento al que el gobierno estaba apuntando este año era la inversión pública y las exportaciones. Ahora vemos que el sector minero tiene un impulso por el lado de los precios, pero también hay conflictos sociales que lo atenúan. Solo recientemente Las Bambas ha podido reanudar sus operaciones luego de más de 50 días de paralización”, señaló.

Agregó que la inversión pública es alrededor del 20% de la inversión total en el país, pues lo que pesa más es la inversión privada, la cual no crecerá este año. “Si se tiene una inversión en proyectos que no crece, eso le quitaría uno o dos puntos porcentuales al PBI en este contexto”, afirmó.

Mencionó que, si bien es posible que la inversión pública caiga este año, se debe tomar en cuenta un posible impulso en la ejecución de los gobiernos subnacionales, pues ya termina su periodo de administración, y la mejora en la ejecución de grandes proyectos a nivel nacional, sobre todo los vinculados al MTC.

Explicó que la inversión pública subnacional es gran parte del acumulado total en el año, considerando que el presupuesto para proyectos de gobiernos locales y regionales representa más del 60% del presupuesto total de ese concepto, según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

“Se podría esperar una mejora al final del año. Parte de lo que pase en el 2022 va a depender de grandes unidades ejecutoras como las del MTC, en proyectos como la Línea 2 del Metro de Lima. El problema es el siguiente año, cuando se espera que sí caiga la ejecución por el ingreso de las nuevas autoridades”, apuntó.

Elmer Cuba, economista y socio de Macroconsult, señaló que sí se espera una contracción de 1.7% en la inversión pública en el 2022, aunque su impacto estaría siendo atenuado por el mejor perfomance del consumo privado (que creció 6.9% en el primer trimestre) por la reactivación, y las exportaciones (crecimiento de 6.3% hasta marzo) sobre todo por el lado minero.

Destacó que, solo por la contracción de la inversión pública, se le estaría restando 0.5 puntos porcentuales al PBI, lo que explicaría, en parte, los estimados alrededor de 3% para el 2022.

“El factor atenuante va por el lado de un buen desempeño que se ven en las exportaciones, que sería mejor con la entrada en operaciones de Quellaveco (estimada para la segunda parte del año). Asimismo, el consumo está dinámico, y posiblemente siga así por los retiros de los fondos de AFP y CTS. Estos compentes explican el crecimiento alrededor de 3%, a pesar de la contracción de la inversión privada y pública. Si el gobierno fuese otro, y se tuviese una inversión pública y privada (que se espera caiga en 3% este año, según Macroconsult) en niveles positivos, el PBI podría crecer al menos 5%”, indicó.

Por su parte, Juan Carlos Odar señaló que se espera, en términos nominales, un crecimiento de 15% de la inversión pública, el cual está por debajo del estimado de 21.6% (11% crecimiento real) del Ministerio de Economía (MEF).

Destacó que, de contemplar este escenario, la proyección de 3.6% para el crecimiento de Perú que tiene el MEF debería reducirse a 2.4%; es decir, en 1.2 puntos porcentuales.

“Lo que juega a favor es que el nivel de ejecución mensual aumenta, por lo que es posible que en diciembre se concentre un gran nivel del uso del presupuesto. En diciembre del año pasado, por ejemplo, se concentró el 20% de casi toda la inversión, por lo que es difícil tener la certeza de que habrá una contracción en la inversión. Sin embargo, lo que es cierto que es no se espera que se cumplan las metas del sector público, pues, en términos nominales, se debería crecer 30.3% de junio a diciembre con respecto al mismo periodo del año pasado. No es muy probable”, apuntó.

Dato
El MEF espera un gasto de capital de S/ 53,474 millones en el 2022, luego de haber gastado S/ 43,987 millones en el 2021. Variación de 21.6%.

Jonathan Terranova – Gestión

Por admin


Déjanos tu opinión!