Jue. Jun 24th, 2021

Pese a que la economía nacional está cada vez más cerca de recuperar su nivel prepandemia, hay algunos sectores –como el hotelero– donde el ritmo es todavía lento, debido a que su actividad está muy vinculada a la movilización de las personas.

En febrero pasado, el nivel de producción del subsector alojamiento cayó en 94.5%. Desde que se inició el estado de emergencia por la pandemia del COVID-19, el rubro de alojamiento y restaurantes ha registrado caídas interanuales en todos los meses mayores al 25%.

Para tener un panorama más claro, Carlos Canales, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), explicó que, antes del inicio del estado de emergencia, el flujo de turistas en el país era de 370,000 cada mes, pero desde marzo del año pasado hasta diciembre último solo se registraron 60,000.

En los cuatro primeros meses del año, la cifra ascendió a 55,000 turistas.

“Definitivamente, los proyectos de inversión en el sector hotelero se han paralizado. La situación es bien compleja porque no hay ingresos. Lima tiene cerca de 30,000 habitaciones certificadas y cada día se ocupan solo 500, aproximadamente”, indicó.

HASTA UN PAR DE AÑOS

Canales indicó que, antes de la pandemia, se estimaban ejecutar US$1,500 millones en proyectos de inversión en este rubro para 2020 y el 2021.

Sin embargo, mencionó que la mayoría de los que iban a iniciar su construcción en el primer semestre de 2020 deben haberse paralizado hasta la fecha, mientras que los que ya estaban avanzados reiniciarían sus operaciones desde 2023.

Juan Stoessel, gerente general de Casa Andina Hoteles, comentó que en su caso pudieron evitar la paralización de los que ya habían iniciado trabajos. Incluso, este año abren dos nuevos hoteles.

Pero están evaluando el futuro de los que aún no estaban en ejecución. “Estamos analizando de manera más detallada (el futuro de estos proyectos). Pensamos que la situación puede mejorar en el segundo semestre de este año. Pero recién en 2023 creemos que se regresará a la normalidad en el rubro”, refirió.

Canales mencionó que toda esta situación ha generado serios problemas en las finanzas de las empresas de estos rubros, toda vez que los proyectos de inversión representan obligaciones financieras y, a su vez, para avanzar demandan capital.

Ante ello, indicó que desde Canatur han iniciado conversaciones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Invest para obtener una línea financiera que permita comprar las deudas de estas empresas.

“Hemos tenido tres reuniones. Apuntamos a un financiamiento por un plazo de 15 años y una tasa de interés máxima de 4%. Ese modelo ya se desarrolló en Panamá. Estamos yendo con participación de la banca local y con Cofide para buscar estructurar este crédito especial”, comentó.

Datos

  • Canales indicó que otro de los problemas del rubro es que habrá una sobreoferta que terminará afectando las tarifas.
  • El Consejo Mundial de Viajes y Turismo anunció el mes pasado que inició coordinaciones con Perú y otros países de la región para impulsar los pasaportes sanitarios.

Por admin


Déjanos tu opinión!