Sáb. Ago 13th, 2022

Tras la dura caída de la economía en el 2020, para este año se espera un “rebote” de 13.4%, según la última actualización de proyecciones de Macroconsult. Sin embargo, el 2022 contará otra historia, ya que -en parte- se desvanecerá la baja base estadística, pero también el Perú aún enfrentará riesgos.

En medio de este contexto, para el próximo año la economía se expandiría solo 3%, comentó Elmer Cuba, socio de Macroconsult, a Gestión. En detalle, salvo el sector agropecuario y la pesca, todas las actividades económicas registrarían un menor crecimiento en el 2022.

“El resultado del 2021 (en tasas) no tiene parangón porque se trata de un fuerte rebote y algo de crecimiento. Mientras tanto, las cifras de 2022 son más comparables con la dinámica de 2019; aunque es cierto que aquel año (de crisis políticas) apenas crecimos 2.2%”, mencionó Cuba.

¿Cómo le irá a los sectores el próximo año, sobre todo, a aquellos que son los mayores generadores de puestos de trabajo?

La construcción

El sector construcción estaría en rojo, vinculado a una proyección negativa para la inversión privada en el 2022. “Viendo hacia adelante, las señales no apuntan a una inversión privada positiva. De hecho, proyectamos un 8% de caída para el próximo año y de solo 1.5% para el 2023″, refirió Cuba.

Explicó que en las proyecciones anteriores esperaban una caída de -14%, pero esta “mejora” solo implica que ya no están incorporando el “factor Cerrón”. Aun así – dijo- con los recientes mensajes del Gobierno (sobre los cierres de mina) “el cristal ya se ha roto y no hay credibilidad (…) Hablamos de una credibilidad cero en la parte de inversión privada”.

Otros sectores

Para el próximo año, el economista comentó que la caída de la inversión privada se explica por el retroceso de la inversión minera (hacia adelante no hay en el camino otro proyecto de la magnitud de Quellaveco); pero también por la contracción de la inversión no minera.

“(La inversión) no minera se cae mucho más, porque está vinculada a la ampliación de megafábricas, que habrá el próximo año, pero a una menor velocidad”, comentó.

Esto está alineado con el desempeño esperado para la industria en el 2022. Según las proyecciones de Macroconsult, tras una expansión de 23.8% este año, la manufactura no primaria -la de mayor valor agregado- simplemente no crecerá (0%) el próximo año. En el caso del comercio, se espera una expansión de solo 3.5%, lo que lo coloca ligeramente por encima del 2019.

Los sectores no primarios son creadores de empleo, y un menor dinamismo podría mantener rezagada la creación de puestos de trabajo.

Empleo e ingresos

Con este crecimiento de 3% esperado para el 2022, Cuba explicó que la pobreza se estabilizará en un nivel alto. Agregó que si bien se podría registrar una recuperación del empleo absoluto, estaríamos hablando de tres años de gente que entra al mercado laboral y aunque se puede “agenciar” un puesto de trabajo, los ingresos serán bajos.

“La economía tendría que crecer al doble o triple, un 5% o 6% al año, para que absorba a los subempleados y a los entrantes, y recién ahí ver que el salario real sube, como promedio. Además, la inflación misma se está comiendo los salarios reales”, remarcó.

PBI

Hay dos factores que harán que el PBI no crezca a una cifra menor el próximo año. Uno está vinculado a la minería -siempre que se impulse su desempeño. “El próximo año va a entrar (en operación) Quellaveco, Toromocho, más las mejoras de la producción minera en Perú poscovid; todo esto te da un piso”, refirió Cuba. A esto se suma una recuperación parcial -aún por debajo del 2019- del turismo.

En el primer trimestre, el PBI se podría expandir más de 3%, “porque estamos con la inercia de la construcción e inversiones en proceso”, pero este crecimiento se hará más débil hacia adelante.

Riesgos internos: Asamblea Constituyente y ruido político

Macroconsult proyecta una expansión de la economía de 3% en el 2022. Sin embargo, existen cinco riesgos que podrían llevar a que se ajuste a la baja de esta cifra.

Elmer Cuba comentó que tres de ellos son externos: un manejo desordenado del tapering por la FED; un enfriamiento de China (una crisis inmobiliaria china que comprometa fuertemente el crecimiento del país y repercuta en el mercado financiero internacional); y la aparición de más variantes del covid-19.

Mientras que hay dos internos que aún se mantienen latentes: la búsqueda por una Asamblea Constituyente y una convulsión política y social que implique conflictos sociales, vacancia presidencial y/o cierre del Congreso.

“Un riesgo interno sería un Gobierno que puede ser muy débil, con muchos conflictos sociales activos, y que vaya a un escenario complicado de vacancia presidencial”, comentó Cuba.

Aunque consideró que actualmente no se tendrían los votos en el Congreso para vacar al mandatario.

“Elevar tasas es una discusión posterior a combatir la evasión tributaria”

El Poder Ejecutivo está en la búsqueda de conseguir las facultades legislativas delegadas por parte del Congreso para iniciar una reforma tributaria, que -entre otros- plantea algunas alzas de impuestos.

Al respecto, Elmer Cuba, socio de Macroconsult, consideró que si bien se debe apuntar a dar mayores recursos -de la mano de eficiencia- a sectores como salud y educación, lo cierto es que la reforma planteada debería llegar después que el Gobierno haya agotado sus energías en combatir la evasión y elusión tributaria, destacó.

“Cuando combatas esa evasión a la mitad, como en Colombia o Chile, ahí recién ve a buscar ampliación de tasas (impositivas). Yo estaría a favor de una revisión de tasa de categoría 2 o 1, pero -como comento- esa es una discusión posterior a que baje la evasión. La verdadera reforma en el Perú es cobrarles a los que no pagan”, subrayó.

En otro momento, indicó que para el 2022 el déficit fiscal tranquilamente será de 2.8% del PBI; y que esos puntos de déficit fiscal son financiables, por lo que no se requeriría una reforma fiscal.

Whitney Miñán – Gestión

Por admin


Déjanos tu opinión!