Vie. Jun 21st, 2024

Grupo Romero y Samay: el atractivo energético y oportunidades tras la compra

En septiembre del 2022, fuentes vinculadas a I Squared Capital revelaron la intención de esta firma de inversión de vender a Inkia Energy, que tiene activos en Latinoamérica y Perú. Dos meses y medio después, el Grupo Romero solicitó al Indecopi una autorización de concentración empresarial para comprar Inkia Americas II y Samay I, que opera la termoeléctrica Puerto Bravo (Arequipa). La luz verde llegó este año y el holding acaba de oficializar el cierre de la operación. ¿Qué camino se empieza a abrir en el sector energético?

A inicios de esta semana, el Grupo Romero informó haber completado la compra del 100% de Samay I, a través de su nueva plataforma de inversión, administración y desarrollo de activos de infraestructura en América Latina, InfraCorp. Así, anunció su ingreso al sector de energía y, puntualmente, al segmento de generación.

Louis-Jean Chartier, CEO de InfraCorp, afirmó que esperanexplorar oportunidades para una mayor expansión y desarrollo en el referido sector. Sobre Puerto Bravo -que tiene 724 MW de capacidad instalada en el Nodo Energético del Sur- el holding señaló que el activo se convertirá en parte integral de dicha plataforma.

Para conocer las razones detrás de la compra y los siguientes pasos del Grupo Romero en el sector de energía, Gestión consultó con la corporación, pero la misma indicó que no brindaría información adicional.

Sobre la operación, Anthony Laub, socio fundador de Laub & Quijandría, consideró que ésta representa el ingreso de uno de los principales grupos empresariales peruanos al sector energético. Si bien su experiencia está en otras industrias, destacó que su condición local también le otorga ciertas ventajas.

“Claramente conoce el país, habla el idioma, entiende la situación económica y política, pero lo más importante es que está enviando una señal de confianza al mercado”, anotó, tras confiar en que la transacción contribuya a dinamizar inversiones en la generación de energía.

Por su parte, César Butrón, presidente del Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES Sinac), recordó que la adquisición incluye también el equipo humano de Samay I, manteniendo así sus capacidades. “Entonces -el Grupo Romero- está en la misma posición que cualquier operador extranjero. Además, Samay opera hace tiempo sin problemas”, anotó.

El atractivo de Puerto Bravo en el Nodo Energético

En el 2016, Puerto Bravo -al igual que la central Ilo de Engie- fueron inauguradas como parte del Nodo Energético del Sur, ideado para asegurar una demanda de gas natural que viabilice la construcción del gasoducto desde Cusco. Sin embargo, este proyecto se paralizó el mismo año por las investigaciones de corrupción a Odebrecht.

No obstante, las centrales del Nodo Energético deben estar disponibles para operar a diesel -hasta que el gas natural llegue al sur peruano- a requerimiento del sistema nacional, por menores costos o escasez de otras fuentes de generación.

“El sistema la ha necesitado -a Samay- últimamente porque estamos experimentando una sequía, la más importante de los últimos dos años y la generación hidroeléctrica no alcanza. Entonces las centrales de gas natural (en otras zonas) y del nodo energético tienen que salir a despachar”, explicó Butrón.

Bajo esa dinámica, si nuevas inversiones en generación renovable, hídrica o a gas natural no se ejecutan a la velocidad esperada, la activación de dichas centrales a diesel será cada vez más necesaria. En caso contrario, se usarán cada vez menos.

Aun así, Samay I otorga un beneficio económico para el Grupo Romero. Y es que, en función del contrato con el Estado, las centrales del Nodo Energético del Sur reciben ingresos garantizados anuales (pago por potencia) funcionen o no, más una contraprestación por costos operativos.

Para Marco Contreras, jefe de Research en Kallpa SAB, los ingresos asegurados que tienen empresas del sector energético implican bajo riesgo. Sin embargo, recordó que la rentabilidad de estos también suele ser pequeña.

Oportunidades tras la compra de Samay I

Consultado por las oportunidades que se abren para el Grupo Romero tras la compra de Samay ILaub refirió que éstas trascienden al flujo de caja acotado por los ingresos garantizados. Y es que, cuando el gas natural llegue a la zona, la situación será más auspiciosa.

“Le daría un dinamismo aún mayor y la posibilidad de seguir construyendo nuevas unidades de generación en Perú”, anotó, tras afirmar que los operadores no suelen entrar al sector de energía para quedarse en una sola tecnología y ese podría ser el camino del holding, aunque precisó que los planes aún no han sido revelados.

Más allá de los ingresos garantizados, la ubicación de Puerto Bravo también le otorgaría ventajas al Grupo Romero por su cercanía con el puerto de Matarani (Arequipa), el cual opera a través de Tisur. Así, se podrían generar sinergias logísticas y de otro tipo entre ambas infraestructuras.

Además, ante la demora en la construcción del gasoducto, la opción de llevar gas natural por embarcaciones a las centrales del Nodo Energético ha surgido en el sector de energía. De concretarse esta posibilidad a través del referido puerto, el holding mejoraría su posición como generador en el sur.

En tanto, Contreras recordó que la compra de Samay I se concretó a través de InfraCorp, reafirmando la estrategia del Grupo Romero por crecer en el sector de infraestructura. Sin embargo, indicó que el holding no ha anunciado sus siguientes pasos.

Lo que dijo Indecopi sobre la compra de Samay I

Si bien el Grupo Romero resaltó que la compra de Samay I marca su ingreso al sector de energía, el holding ya tiene activos en esa industria. A través de Bioenergía del Chira, genera energía con biomasa (bagazo, hojas y cáscara de arroz).

Así, la Comisión de Defensa de la Libre Competencia del Indecopi revisó los riesgos horizontales y verticales a la competencia por la mencionada adquisición; y determinó que Bioenergía del Chira atiende solo a empresas de su mismo holding como usuarios libres, segmento al cual no apunta Samay I.

Bajo esas y otras condiciones, la referida comisión dio luz verde a la operación, considerando que la misma no representa serias preocupaciones sobre restricciones significativas de competencia en el sector.

Al respecto, Laub tampoco vio ningún riesgo de concentración y recordó que toda operación de compra en Perú es revisada por Indecopi cuando el valor de los ingresos brutos anuales o de los activos de las partes involucradas es igual o superior a una cifra determinada (118,000 UIT).

CLAVES

Grupo Romero. Tiene control directo o indirecto en 61 empresas o agentes económicos en Perú.

Sectores y países. Grupo Romero opera en servicios financieros, consumo masivo, retail de combustible, infraestructura, logística y otros, en 10 países en América Latina.

Inkia. Es el principal generador de energía a través de sus empresas en Perú.

Josimar Cóndor – Gestión

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES











CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720