Dom. Jul 21st, 2024

¿Llegando a buen puerto?: el nuevo enfoque de las inversiones portuarias

La infraestructura portuaria nacional se encuentra en buenas condiciones, y es uno de los sectores que mayores inversiones privadas han recibido en los últimos años. Al 2021, el 98% de la carga de terminales de uso público se manejaba vía puertos concesionados, con estándares internacionales de calidad y eficiencia, según información de la Autoridad Portuaria Nacional (APN).

De acuerdo con el “Informe de cierre de la brecha de infraestructura. Resultados de 2020 y 2021″, publicado por la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú), la brecha estimada al 2038 es de US$ 4,963 millones, sobre la base de una comparativa con países asiáticos. Y, cruzado esto con la información del Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público (Ositran), los concesionarios portuarios han realizado inversiones por más de US$ 2,000 millones, lo que ha ayudado a modernizar la infraestructura portuaria y a contar con ocho terminales. El puerto del Callao concentra más del 55% de la inversión antes indicada y moviliza aproximadamente el 70% de la carga de los terminales concesionados.

Paulo Quequezana, analista en Estudios Económicos de ComexPerú, señala que los proyectos más importantes vienen avanzando de forma positiva. “Esto permite mejorar las capacidades de atención e incrementar las expectativas; se avecinan buenos periodos de inversiones”, afirma.

El mercado peruano resulta atractivo porque ha continuado creciendo en términos de exportaciones, principalmente agropecuarias, y porque existe una gran oportunidad en la descentralización de importaciones.

Para Alberto Ego-Aguirre, presidente de la Comisión de Asuntos Marítimos, Portuarios y Aduaneros de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), desde que se tomó la decisión de hacer concesiones las inversiones han funcionado, y hay otras que están en camino para seguir impulsando este crecimiento.

Así, actualmente se vienen ejecutando las expansiones del Multipropósito de Salaverry en La Libertad, de los terminales Muelle Norte y Muelle Sur en el Callao, y del Multipropósito de Chancay. Adicionalmente, Proinversión se encuentra en proceso de elaboración del contrato de concesión del Terminal Portuario de San Juan de Marcona. Este último proyecto contempla la construcción de un muelle de minerales con una inversión estimada en más de US$ 400 millones.

Además, Camilo Carrillo, Associate Partner de Infraestructura de EY Perú, apunta que se deben acelerar los trámites referidos a las iniciativas privadas y agilizar adendas de ampliaciones. Asimismo, es necesaria una articulación ciudad-puerto que cuente con infraestructura y servicios portuarios en los terminales y permita atender la oferta del mercado, con lo que se evitaría la congestión extraportuaria.

En lo mismo coinciden desde Ositran, y agregan que resulta recomendable evaluar aspectos como la conexión multimodal ferrocarril-puerto y la implementación de un antepuerto ubicado fuera de los terminales, que lleven a una reducción de esta congestión en beneficio de los usuarios y sin afectar a los concesionarios.

Para Manuel Martínez, gerente general de Terminales Portuarios Euroandinos (TPE), el reto en el Perú es la escasa conectividad terrestre, pues ello impide atender la demanda creciente de exportaciones de las regiones y la descentralización de las importaciones del área de Lima y Callao hacia otras ciudades. El impacto del cambio climático y las necesidades de la cadena logística de reducir las emisiones también son importantes incentivos para continuar desarrollando el sistema portuario.

“La digitalización también puede ayudar a los clientes en su relación con los puertos. Se evidencia una necesidad de mejorar en términos de confiabilidad operativa frente a problemas climáticos”, comenta.

En el caso de TPE Paita, se informó que para los próximos años las inversiones se están enfocando en la optimización de la interfaz terrestre, como la ampliación y la mejora de accesos, más tomas para contenedores de carga refrigerada, automatización y digitalización, entre otros aspectos. Por otro lado, también buscan reducir la huella de carbono, para lo cual invierten en un plan de descarbonización.

Ego-Aguirre, de la CCL, coincide en la importancia de contar con carreteras que permitan la interconexión en las ciudades para agilizar los procesos e ir en línea con la demanda del mercado, y menciona la participación de los puertos pluviales para atender a las regiones amazónicas. “Hay infraestructura que tiene que construir el Estado y no el privado, como las carreteras; esto se requiere para que el desarrollo de puertos siga marchando en buenos términos, y se necesita que el Estado se comprometa a ello”, indica.

Si bien el avance portuario en el país se refleja en la modernización y mejora en los índices de eficiencia, la tarea pendiente se centra en los avances de conectividad terrestre en el interior del país, así como en áreas de acceso a los puertos para evitar impactos en la comunidad.

Así, desde Ositran refieren que la reducción de la brecha de infraestructuradetransportes puede darse a través de la promoción de la inversión privada, como viene ocurriendo en el sector portuario. El objetivo principal para todos los peruanos es llegar a buen puerto.

Cinthya Albán

Gestión

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES











CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720