Mié. Abr 24th, 2024

Los incentivos del MEF para crear nueva “zona franca” entre Chancay y Callao

El Gobierno se encontraría analizando una propuesta para crear una Zona Económica Especial (ZEE) entre el Puerto de Chancay y el puerto del Callao, que permita conexión con el Aeropuerto Jorge Chávez y sume al parque industrial de Ancón. La iniciativa nace del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF, según pudo saber Gestión.

Según fuentes del Poder Ejecutivo, la iniciativa se llamaría “ZEE Nodo Norte” y aprovecharía la entrada en operación del megapuerto, a cargo Cosco Shipping Ports, en 2024. Este planteamiento se discute mientras el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) sigue trabajando en una normativa general para estos espacios atractivos para la inversión extranjera.

Como se sabe las ZEE tienen la ventaja de contar con un régimen especial tributario, aduanero y logístico que habilita a las empresas que ahí trabajan para potenciar la distribución de sus productos no solo en el país de origen, sino a nivel regional.

¿Cuál es el planteamiento para el posible ZEE alrededor de Chancay? Gestión te lo cuenta.

Características

De acuerdo con el planteamiento que Gestión revisó las ventajas identificadas para la ZEE Nodo Norte son que contaría con una ubicación privilegiada que le permitiría ser un clúster logístico del Pacífico. Además, su cercanía a la capital, el principal puerto (Callao) y el aeropuerto le daría una ruta directa con los principales proveedores.

Un rasgo contemplado –que lo diferenciaría del resto de ZEE ya operativas en Perú– es que tendría un operador privado, al “haber interés de capitales extranjeros para establecer industrias cerca a los principales mercados mundiales”, según se lee en el documento que este diario revisó.

Este administrador subastaría los lotes de la ZEE y celebraría contratos de cesión en uso o venta con las empresas interesadas.

Además, las empresas que decidan establecerse ahí tendrían los siguientes beneficios: una tasa del Impuesto a la Renta (IR) del 20% y una depreciación acelerada para los bienes de activos fijos adquiridos, producidos y construidos con una tasa máxima también del 20%.

“La depreciación anual sería de 10 años desde la anotación total en el Registro de Activos Fijos”, indica también el planteamiento.

Otro requisito que se fijaría, de acuerdo con la propuesta, es una inversión mínima en activos fijos de US$ 28 millones, que deberán realizarse en dos años, salvo una ampliación. También se establecería un número adecuado de trabajadores calificados con jornada laboral máxima, entre otros.

Según advierte el documento, las empresas que no cumplan con los reglas y requisitos de sustancia podrían seguir operando en la ZEE, pero sin la tasa de IR reducida.

Las ZEE generaron US$ 93 millones en exportaciones el año pasado, 12% más que 2021, según el Mincetur. Al cierre del primer semestre del 2023, se registraron envíos por US$ 33.9 millones, 33% menos al mismo periodo en 2022.

La propuesta también deja en claro cómo funcionaria el tratamiento de mercancías. “Las resultantes de los procesos productivos de las actividades autorizadas se someten a una importación para el consumo y está gravada con el pago de los derechos arancelarios y demás impuestos que graven la importación y recargos cuando correspondan; con excepción de las íntegramente producidas con insumos nacionales o nacionalizados”, refiere.

Según Carlos Posada, director institucional de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), esto significa que se considera que los productos producidos ahí todavía no han ingresado al Perú.

“Las ZEE son como un terreno extraterritorial para el tratamiento aduanero. Si hay productos que sale de ahí para la venta en Perú, pagarán los impuestos de cualquier importación”, explica a Gestión.

Para el vocero gremial, es lógico que el gobierno trabaje en una iniciativa alrededor de Chancay. “Sería un desperdicio no tener un ZEE con un megapuerto como ese, será un polo logístico del Pacífico”, asegura.

Cuestión de orden

A pesar de que no rechazan la propuesta, desde la CCL advierten que avanzar con la ZEE Nodo Norte sin contar primero –o a la par– con la normativa general para todos estos espacios en Perú, abriría la puerta para que Chancay tenga un trato diferenciado al resto, lo que afectaría la creación de otras ZEE en el país.

“Si el Gobierno irá primero por Chancay debe quedar claro si sus características se seguirán para el resto, sino es más de lo mismo: cada una tendría su normativa específica. Sería raro que se publique la norma general después y diga que no aplican para la ZEE Nodo Norte, por ejemplo”, refiere Posada.

En Perú se han creado ocho de estos espacios de atracción de inversiones, pero solo cuatro a la fecha están operativas: Tacna (Zofratacna), Piura (Zed Paita), Arequipa (Zed Matarani) y Moquegua (Zed Ilo).

El problema con ellas, de acuerdo con Posada, es que sus beneficios son acotados, diferenciados y no renovables, situación que no ocurre en otros países que han explotado la herramienta ZEE en la región como Colombia o Panamá.

A junio del 2023 se encontraban instaladas 155 empresas usuarias en las ZEE en Perú, según el Mincetur. Algunos de sus rubros principales son manufactura, agroindustria y logística.

“Por ejemplo, soy una tecnológica en la ZEE y sé que mi inversión generará ventajas durante 15 años con un tratamiento diferente. Terminado el plazo, eso no me impide traer nuevas inversiones o aumentar mano de obra en porcentajes establecidos por ley y se puede extender la vigencia del régimen. Eso eso que tradicionalmente se busca y eso no pasa en Perú”, asegura el vocero de la CCL.

En julio, el Mincetur presentó un plan de acción para potenciar las ZEE en Perú junto a representantes de la República de Corea. Entre las recomendaciones de mejora se incluía contar con una ley marco que consolide la normativa existente, fijando los lineamientos de creación e incorporación de empresas.

A la fecha no se conocen mayores novedades de los avances en este objetivo. Sin embargo, el documento que revisó Gestión sobre la ZEE Nodo Norte indica que el MEF ya tuvo una reunión técnica con el Mincetur el último viernes.

Entre los próximos pasos se contempla finalizar los detalles de la propuesta también con el Ministerio de la Producción (Produce) para después presentar el proyecto de ley correspondiente al Congreso. Entre lo que falta definir están cuáles serán las actividades no permitidas y otros componentes del negocio.

De igual forma se indica que se verificará con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que los beneficios planteados para la ZEE Nodo Norte “no transgredan estándares tributarios internacionales”.

Alessandro Azurín – Gestión

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES













CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720