Mar. Abr 23rd, 2024

Nos falta priorizar la cultura de prevención en todos los niveles

El paso del ciclón Yaku y la presencia del fenómeno de El Niño siguen dejando secuelas en diversas regiones del país. Las lluvias, de extrema intensidad en algunos casos, ponen sobre la mesa el eterno debate respecto a si estamos preparados para hacer frente a los embates de la naturaleza y si las autoridades realmente tienen planes de prevención para afrontarlos.

Los lamentos y los golpes de pecho han sido recurrentes. Los fenómenos de El Niño en los 1983, 1998 y 2017 dejaron muchas lecciones. ¿Qué pasó?, ¿por qué seguimos en lo mismo? “Hay dificultades que existen desde años atrás y que no han sido atendidas a la fecha”, nos responde el jefe del Indeci, Gral. Brig. EP Carlos Manuel Yáñez Lazo.

“Entre ellos, hay muchas familias a lo largo del país que, atentando contra su integridad, se asientan en zonas de riesgo no mitigables, zonas inundables, y las autoridades no han logrado prevenir ni evitar la ocupación de estas zonas”, subraya.

Además, añade, “hay una baja sensibilización de la población para organizarse ante estos desastres, dado que ellos son la primera respuesta”.

¿Qué considera que falló en las acciones de prevención?, reiteramos. “Considero que nos falta priorizar la cultura de la prevención en todos los niveles, desde los ciudadanos hasta las autoridades, lo cual incluye que no ocupemos o reasentemos a aquellas familias que se encuentran en zonas de riesgo no mitigable, y que definamos y ejecutemos proyectos de inversión que permitan prevenir emergencias y desastres”, señala.

FALTA DE PREPARACIÓN

El jefe del Indeci advierte de una preocupante situación que no abona, precisamente, en la solución del problema. “La constante rotación del personal encargado de la gestión del riesgo de desastres en los gobiernos regionales y locales es una amenaza latente. Lamentablemente no conocer la normativa vigente en gestión del riesgo de desastres ni los mecanismos financieros, así como no tener experiencia ni capacidad técnica para manejar emergencias, dificulta una pronta atención de la emergencia desde los gobiernos subnacionales”, subraya.

Los resultados saltan a la vista (ver infografía); los daños ocasionados son cuantiosos y pasarán años para rehabilitar la infraestructura perdida. ¿Qué nos falta como país para afrontar eventos de la naturaleza de esta magnitud? “Se requiere que los tres niveles de gobierno, con especial énfasis en los gobiernos regionales y locales, prioricen y ejecuten las disposiciones emitidas en el marco de la Gestión del Riesgo de Desastres en sus siete procesos, los que son estimación del riesgo, prevención, reducción del riesgo, preparación, respuesta, rehabilitación y reconstrucción, fomentando sobre todo la prevención en la planificación, para evitar así trágicas consecuencias cuyos resultados los vemos hoy en día”, remarcó Yáñez Lazo.

En ese contexto, considera que la educación y la prevención empiezan en la familia. “Comenzar por casa, debemos fomentar la Gestión del Riesgo de Desastres en la educación de la población, incidiendo que, desde niños hasta adultos, desarrollen el conocimiento del riesgo para que a largo plazo implementen medidas desde sus hogares, hasta el trabajo y en las instituciones en donde laboran”, precisa.

“Las familias deben preparase y escuchar las recomendaciones que da el Indeci, participar en los simulacros, estar atentos a los avisos meteorológicos, tener su plan familiar de emergencia, su mochila de emergencias, ubicar zonas seguras internas y externas, no vivir en zonas de riesgo no mitigable, entre otros”, subraya.

PRESUPUESTO

Preguntamos si el Indeci cuenta con las partidas económicas para afrontar esta crisis. “El Indeci cuenta con las partidas presupuestales adecuadas para las acciones de los procesos de preparación, respuesta y rehabilitación”, replica.

Añade que se ha impulsado desde el Ejecutivo un decreto de urgencia que aprueba medidas extraordinarias y urgentes en materia económica y financiera ante peligro inminente y emergencias.

Tenga en cuenta

El Indeci ha propuesto, a través del Consejo de Ministros, que los funcionarios a cargo de atender situaciones de emergencia tengan un perfil mínimo o, por último, estar acreditados por el Indeci o Cenepred. Esto evitará, advierte, la constante rotación de personal que no conoce la normativa vigente, ni los mecanismos financieros, o que no tiene experiencia ni capacidad técnica para manejar emergencias.

Desde diciembre de 2022, la entidad ha realizado talleres de preparación con las autoridades electas a nivel regional y local con la temática de lluvias intensas en las regiones del norte.

También ha brindado asistencia técnica para la formulación de sus planes de contingencia y preparación.

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES













CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720