Lun. May 17th, 2021

Las oficinas boutique, espacios corporativos con metrajes desde los 30 metros cuadrados (m2) hasta los 100m2, han ganado popularidad entre las micro, pequeñas y medianas empresas que ofrecen en su mayoría, servicios de consultoría. Además, al estar equipadas, reduce en cierta parte el costo logístico de amoblarlas.

Las constructoras que ofrecen este tipo de oficina apuntan a mejorar la calidad de vivencia laboral. Por ello, se ubican cerca de las zonas comerciales como Miraflores, Barranco, Magdalena del Mar, Lince, Santiago de Surco o sitios aledaño. Lo que está buscando este concepto es orientar el diseño a empresas con un reducido número de personal y propuestas de áreas comunes que sean útiles para los empresarios.

Miguel Deustua, gerente general de Granadero Inmobiliaria señala a Gestión.pe que las inmobiliarias están diseñando oficinas de acorde a las necesidades de un sector, por ejemplo, consultorios médicos o pequeños estudios de abogados, diseñadores, oficinas de arquitectura. También empresas del sector turismo, consultores en sistemas, e incluso, servicios de seguros, que suelen demandar más este tipo de espacios.

“En el caso de las oficinas boutique, lo que está haciendo el sector, es implementarlas y entregarlas listas para operar a diferencias de las oficinas tradicionales del formato prime. Dependiendo de la zona, el valor de la oficina boutique suele ser un poco mayor si comparamos oficinas en el mismo distrito y por metro cuadrado”, sostuvo.

No obstante, el ticket promedio de las oficinas boutique suele ser más accesible para una empresa pequeña, de pocos trabajadores, o que recién está empezando porque tiene dimensiones desde los 30m2, a diferencia de una oficina prime que inicia desde los 500m2 que puede tener un valor cercano al millón de dólares o más.

En el caso de las oficinas de menor tamaño, una empresa puede invertir US$ 80,000 en un activo propio. “Lo que se toma en cuenta, además de la ubicación es que tenga un ratio precio-renta accesible. Es decir, si voy a comprar una oficina, el periodo de recuperación debería ser menor a los 10 años. Si excede, no es tan atractivo”, manifestó Deustua.

Además de estas características, el ejecutivo sostiene que la funcionalidad de la oficina, así como su precio y costo de mantenimiento son las variables más importantes al momento de comprar o alquilar.

“El actual contexto es una oportunidad de compra en el segmento oficinas en general. Debido a la pandemia hay mucho teletrabajo, en consecuencia, es buen momento para adquirir un activo que quizá hoy no esté ocupado, pero poco a poco, la gente volverá a las oficinas y generará una buena inversión”, detalla.

El precio promedio de las oficinas boutique se ha reducido 30%, provocando un leve incremento de la demanda de empresas que antes no ocupaban estos espacios, lo cual reactiva el sector.

En el caso de las empresas grandes, si bien estas no suelen acoplarse al sector boutique por la cantidad de trabajadores que poseen, están alquilando espacios en oficinas de coworking de acuerdo con sus necesidades y servicios que necesitan.

Juan Miguel Jugo Rebaza – Gestión

Por admin


Déjanos tu opinión!