Vie. Abr 12th, 2024

Puerto de Chancay: así avanzan las obras del MTC para su interconexión

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) ha definido una serie de proyectos viales básicos alrededor del Puerto de Chancay. La megaobra, que proyecta inaugurar su primera fase a finales del 2024, requiere intervenciones logísticas para el transporte de carga y pasajeros.

Así lo indicó el viceministro de Transportes, Ismael Sutta, durante su exposición en el “Foro sobre el Hub Portuario Chancay – Callao para el fortalecimiento de la industria naval en el Perú”. El funcionario explicó que se trata de una serie de proyectos cruciales para mejorar la logística en la zona aledaña al puerto.

La cartera total supera los S/ 5,221 millones de inversión e involucra una red vial, un ferrocarril y tres corredores viales. ¿De qué proyectos se trata y cómo avanzan? Gestión te lo cuenta.

El grupo de obras

Según explicó Sutta durante su exposición, el MTC ha diseñado un instrumento de gestión llamado “Plan Nacional de Servicios e Infraestructura Logística de Transporte al 2032″, donde su lineamiento 4 detalla cuáles son las obras específicas que se necesitan para el desarrollo logístico entre Chancay y el Callao.

“(Estos proyectos) son los que tendrán un impacto directo con el puerto. Algunos ya están en ejecución, otros a nivel de expediente técnico, pero todos reúnen la visión de ser desarrollados en el corto plazo”, comentó.

En total, son cinco proyectos. Aunque al tratarse de redes o corredores viales, algunos se subdividen en partes. Además, según detalló Sutta, no todos sus componentes registran un avance uniforme para su desarrollo (ver tabla).

Eso ocurre, por ejemplo, con la Red Vial N° 5 (Ancón – Huacho – Pativilca), obra que se compone de tres infraestructuras. La más avanzada es la construcción del paso a desnivel inferior, que tiene como objetivo dar seguridad vial en la Panamericana norte para el cruce vehicular y peatonal.

El viceministro considera que será crucial para el movimiento de los pobladores de Chancay y los que trabajadores del megapuerto. Su inicio de obra está programado para febrero del 2024.

Los otros dos componentes de la obra son el Evitamiento Chancay – Chancayllo, que busca mitigar los accidentes en la zona; y el Par Vial – Serpentín Pasamayo – Variante Pasamayo; que proyectará un tercer carril en la calzada del Sur – Norte de la Variante Pasamayo para mejorar el tránsito vehicular en la Panamericana Norte.

A diferencia del paso a desnivel, estas otras partes de la red vial aún no tienen fecha de arranque. “El concesionario ya ha presentado sus propuestas, el perfil técnico está en evaluación por el MTC respecto a la viabilidad técnica, económica y contractual”, indicó Sutta.

Aparte de esta red vial, están las obras que buscan generar vías alternas a la Carretera Central. Destaca por su importancia el Ferrocarril Lima Barranca, que será de tráfico mixto (pasajeros y carga). La buena pro de esta obra se adjudicaría este mismo mes, de acuerdo al viceministro.

“Ya se encuentra en etapa de convocatoria para elaborar el perfil. Tendrá un año de ejecución y nos permitiría darle una visión multimodal al desarrollo logístico, aparte de la construcción de carreteras”, detalló.

Cierran el grupo tres corredores viales. El más avanzado es el que conecta Huayllay, Acos y Huaral, ya que de acuerdo a Sutta, su estudio definitivo debería estar listo en mayo, con lo que iniciaría la ejecución en el cuarto trimestre del 2024.

El corredor anterior es el más “sencillo” de todos, ya que solo involucra un componente a diferencia de los otros dos, donde se observan avances disparejos entre sus partes.

Está, por ejemplo, el Corredor Vial Ambo-Oyón-Huara, que se compone de dos carreteras, donde una de ellas a su vez tiene tres tramos por ejecutar. Se trata de la carretera Oyón – Ambo. De acuerdo a Sutta, si bien su segundo tramo tiene un avance físico del 71%, los otros dos están más retrasados.

“El tramo I está en elaboración del expediente de saldo de obra y el III en el expediente definitivo. Estos proyectos deberían estar terminados a inicios del 2025″, aseguró el viceministro.

Algo parecido ocurre con el Corredor Vial Huayllay – Canta – Lima – Chancay, compuesto por dos carreteras. Mientras que aquella que conectará Lima y Canta tiene proyectado iniciar ejecución en el cuarto trimestre de este año, la carretera Canta – Huayllay tiene un saldo de obra con un avance físico de 73% y espera completarlo en julio.

Vías actuales no aguantarán demanda

A pesar de que aprueba la hoja de ruta realizada por el MTC, Julio Pérez, presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX) cuestiona que estas no vayan a estar listas antes de que el Puerto de Chancay empiece a operar.

“En su primera etapa, el puerto moverá un millón de contenedores al año. Esto puede llegar a ser mucho más conforme se inauguren las siguientes puerto. Las redes viales actuales no lo soportarán”, explica a Gestión.

Pérez asegura que lo más importante del paquete de obras es la Red Vial N° 5. “Los corredores ayudarán, y el ferrocarril va a demorar. Veo que hay voluntad del Gobierno por acelerar los proyectos, pero se tuvo que empezar antes, al paralelo del desarrollo de Chancay”, refiere.

Desde ADEX aseguran que una alternativa para aliviar el tráfico de carga sería que el Congreso apruebe en segunda votación la Ley de Cabotaje, que permitiría que navieras extranjeras operen bajo esa modalidad.

Al respecto, Carlos Estremadoyro, ex titular del MTC, cree que sería útil para el tramo Callao – Chancay. “Lo puede aliviar. Ahora, uno podría pensar que la carga en el Callao bajará, pero no será así. Lo que Cosco Shipping se lleve a Chancay se reemplazará con otras empresas”, refiere.

Sin embargo, para Omar Narrea, investigador del Centro de Estudios sobre China y Asia-Pacífico de la Universidad del Pacífico (UP), podría ser una solución parcial a espera de que se concluyan las carreteras.

“Es una herramienta poderosa, pero no va a solucionar todo el problema. La mayoría de carga se moverá hacia Lima, no será un cabotaje de Chancay hacia el Rimac, por ejemplo”, comenta.

Por eso Narrea indica que la construcción de vías no puede dejar de lado dos aspectos: el traslado de trabajadores y la conectividad con Lima ciudad.

“La carga no se mueve en el vacío, lo hace desde depósitos o terrenos industriales. En Lima hay zonas específicas para eso como Puente Piedra y Ventanilla. La planificación de vías debe ir junto a un desarrollo de zonas industriales más cerca a Chancay y garantizar eficiencia. Ahí también estamos lentos”, indica.

Estremadoyro propone que se habilite un transporte marítimo para los trabajadores. “Podrían ser ferrys que salgan de muelles pequeños. Es un medio alternativo que podría servir para usar la carretera que nunca usamos: el mar”, dice.

Alessandro Azurín – Gestión

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES











CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720