Vie. Jun 14th, 2024

Se reactiva el sueño de construir Corío, el puerto más grande del Perú

Hace 22 años nació la idea: construir un megapuerto en el litoral de la Punta de Bombón (Islay-Arequipa). Hay estudios, pero están encarpetados. Lo declararon inviable con el argumento que no hay carga para tamaña inversión.

El empresario arequipeño Carlos Corzo Holguín junto a otros socios locales e internacionales, elaboraron estos primeros esbozos que proyectaban, además, una ciudad con aeropuerto y un tren que traslade la mercancía que saldría o ingresaría por Corío. De su bolsillo, financiaron todos los estudios, elaboraron el plan maestro de la obra con planos incluidos.

En 2019, le propusieron a la Autoridad Portuaria Nacional (APN), pero recibieron un rotundo no. Días atrás, el Gobierno Regional de Arequipa (GRA) y la autoridad portuaria firmaron un convenio para retomar los estudios de Corío. Enterado de la noticia, Corzo ha puesto a disposición del GRA sus avances. Pero aún no ha recibido respuesta.

El puerto más grande

Carlos Corzo nos espera en su casa, ubicada en el distrito de Cayma. Su sala está llena de planos y textos. Son los estudios que mandó hacer desde el 2004 sobre Corío. Cuenta que durante la gestión de Daniel Vera Ballón, a la cabeza del Gobierno Regional de Arequipa, presentó los primeros avances.

La playa de Corío no fue elegida de forma aleatoria. Corzo cuenta que se hizo un estudio de todo el litoral del Perú para encontrar un sitio ideal donde anclen grandes buques y a la vez estén protegidos de los oleajes. La zona de Corío reunía todas estas condiciones. “El fondo marino es como una batea y el acantilado ofrece buena protección. La profundidad es de entre 30 y 50 metros. Allí estarían el muelle y los rompeolas anclados a la arena asentada por más de 10 metros antes de llegar a la roca. Con esa profundidad y protección, se albergaría al mismo tiempo hasta 10 de los buques más grandes del mundo”, explica.

En 2007, Corzo finalizó el anteproyecto, que contaba con los primeros planos de lo que sería el megapuerto. Con esto en mano, acudió a Europa para buscar el apoyo de los empresarios holandeses. Estos son conocidos por la construcción de grandes puertos en todo el mundo. Junto a ellos, mejoró y se concretó el proyecto.

En 2017, Corzo y su equipo terminaron el Plan Maestro. Este concluyó que el proyecto podría costar ( hoy) US $ 2.500 millones, y esa inversión podría recuperarse en 11 años. El megapuerto podría mover 100 millones de toneladas de carga al año y contaría con almacenes para productos de agroexportación, otras exportaciones tradicionales, otro para minerales y uno más de combustibles y derivados. Todo esto generaría en impuestos por IGV más de mil millones de soles en el primer año, trabajo directo para 6 .000 personas, entre otros. “Sin contar los impuestos a todos los productos colaterales, el trabajo indirecto, como transporte, construcción de viviendas, energía y mucho más”, añade.

En 2019, el empresario consiguió la promesa de un financiamiento de 500 millones de euros para la construcción de la primera etapa. Con eso acudió, junto a todo el Hub de empresarios de Europa y Estados Unidos interesados en invertir, hacia la Autoridad Portuaria Nacional. “Ahí el funcionario nos dijo que para darnos el permiso se tomarían 3 años, a pesar de que ya contábamos con todos los estudios. Lo único que faltaba era el permiso para empezar a construir. Una traba que los inversionistas no aceptaron y le dijeron chau. No iban a esperar tanto”, añade.

Todos los documentos, planos, estudios, gráficas fueron registradas por Corzo en el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi). Pero los ha puesto a disposición del gobierno regional. Esto tras conocerse que la gobernadora Kimmerlee Gutiérrez tiene intenciones de hacer realidad el megaproyecto. Envió una carta que aún no ha sido respondida.

La demanda es clave

Al respecto, el subgerente de Formulación de Proyectos de Inversión del GRA Jesús Zúñiga, señala que el puerto requiere de demanda para ser rentable. “Si el gobierno no impulsa el intercambio mercantil con Brasil, Argentina y Bolivia, el gasoducto, Majes Siguas II y la petroquímica, el puerto quedaría como un elefante blanco”, añade.

Sobre esto, Corzo responde que no puede demorar más el megapuerto. Gracias a las trabas del gobierno peruano, hoy Chile se adelantó y está concretando el mejoramiento de sus puertos en Antofagasta y Arica para ofrecer un punto de exportación hacia China para la soya brasileña.

“Si seguimos retrasándolo se nos irán todas las oportunidades. Sin puerto no tenemos nada que ofrecer. Pero hay que dejar algo claro: solo con el potencial de producción minera del sur, de 70 millones de toneladas de mineral, se podría cubrir la demanda de Corío. Hoy esos proyectos están parados porque los puertos del sur no tienen forma de sacar tanto mineral. Así que se limitan a la oferta portuaria”, finaliza el empresario Corzo.

La República

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES











CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720