Mié. Abr 24th, 2024

Silencio sísmico en Lima: los distritos que serían más afectados en caso de un terremoto

El reciente terremoto de 7.6 de Japón, que dejó al menos 94 muertos y el sismo de 5.4 ocurrido hoy en Huaral, nos hace recordar que en Lima podría ocurrir un terremoto de igual o mayor magnitud, así lo advirtió el Instituto Geofísico del Perú (IGP). Gestión conversó con expertos sobre el tema e indicaron las consecuencias que podría generar dicha catástrofe, así de cómo prepararnos para su inminente llegada.

En mayo de 2023, el presidente del IGP, Hernando Tavera, advirtió que en la costa central de Lima se podría registrar un sismo de 8.8 de intensidad. “Hemos identificado un área de una longitud de 350 kilómetros… y todo indica que debería dar origen a un sismo de magnitud 8.8 a un poco más. En toda la zona costera de la región Lima”, dijo en aquel momento.

Al respecto, mencionó que sería similar al terremoto que ocurrió en la época virreinal: el peor terremoto en la historia de la capital y donde miles de muertos y heridos, así como cientos de viviendas destruidas.

El epicentro fue en el Callao y de hecho a lo largo de nuestra historia siempre hubo terremotos al norte y sur, pero nunca en la ciudad portuaria desde 1746.

El historiador del Charles Walker, autor del libro“Colonialismo en ruinas: Lima frente al terremoto y tsunami de 1746″, dijo que en aquella época el terremoto provocó la muerte aproximadamente de 5,000 personas.

Para Patricio Valderrama, geólogo y CEO de Geológica Consultores, esta advertencia del IGP se debe a quela costa central de Lima viene acumulando energía sísmica que en algún momento se liberará con un sismo de 8.8 grados.

“Es como despejar la x en una ecuación, tienes la energía que se ha acumulado, tienes el tiempo, y eso te da como resultado una magnitud”, dijo a Gestión, Patricio Valderrama.

De acuerdo al IGP, entre enero y diciembre de 2023 se registraron 741 sismos a nivel nacional. El mes donde se registró el mayor número de sismos fue en junio, con 96 movimientos telúricos.

Además, el último sismo de mayor intensidad se registró en diciembre del 2023 en Arequipa, con una magnitud de 6.0.

Sin embargo, dichos eventos telúricos no liberarán energía ni evitará que ocurra el terremoto de 8.8, dijo en su momento el IGP.

Las zonas más afectadas con el posible terremoto de 8.8 en Lima

Para el geólogo, las zonas que se verían afectadas ante un terremoto de magnitud 8 son las que están ubicadas en las periferias de Lima o con mayor expansión urbana.

“El cono norte, este y sur de Lima serían las más afectadas, ya que en dichas zonas, las viviendas no son construidas por un ingeniero, es la misma familia que construye su casa”, aseguró Valderrama.

Para Vladimir Cusiano, especialista del Cenepred, los distritos más expuestos o vulnerables ante un sismo de gran magnitud son el Callao, Ventanilla, Villa El Salvador.

Mientras que en Lima Norte, están los distritos de Comas, Los Olivos, Independencia, San Martín de Porres y Carabayllo“Son los distritos con mayor número de población y que viven en laderas”, dijo Cusiano a Gestión.

En el caso de Lima Centro -indica el especialista- serían La Victoria y Lima Cercado las zonas más críticas. Y en Lima Este serían Ate, El Agustino, San Juan de Lurigancho y Chosica. Por último, en Lima Sur serían Chorrillos, San Juan de Miraflores y Villa María del Triunfo.

Por su parte Valderrama explicó que según estimaciones el terremoto podría afectar a 8 millones de personas. “No va haber agua ni luz, las torres de los teléfonos celulares de seguro se caerán y habrá derrumbes en la costa verde (…) sería un desastre natural porque varias cosas fallan al mismo tiempo”.

Además, contó que las zonas colindantes a la línea de la costa, como La Punta, se verán doblemente expuestas; ya no solo por el sismo, también por el tsunami.

Escenario de riesgo

Por otro lado, Valderrama coincidió con las estimaciones del Indeci sobre el número de muertos que puede haber tras un terremoto superior a los 7 grados. “Se estima que más de 100,000 muertos podría ser la tasa de pérdidas, a diferencia del terremoto en Pisco que hubo 500 muertos”, explicó Valderrama.

Asimismo, aseguró que habría más de 2 millones de heridos y ningún sistema de salud que resista.

En esa línea, recalcó que dicho terremoto sería un nivel superior al de Pisco: el terremoto de mayor magnitud registrado en años.

“Se estimaría que el terremoto de Lima sería 30 veces más potente al terremoto de 7.9 en Pisco ocurrido en 2007; es un escenario muy duro”, alertó Valderrama.

Al respecto, el presidente del IGP, Hernán Tavera, mencionó que dicho sismo tendría mayor magnitud, por ende, liberaría mayor cantidad de energía sísmica. “Lo que sí se espera es que genere sacudimientos del suelo, mayor al de Pisco”, dijo a Gestión.

“En cuánto a la magnitud, es probable que se liberé 33 veces más energía”, añadió.

“Uno cree que un terremoto de magnitud 7 es similar a un 8, pero no es así, la diferencia es abismal; hay mucha liberación de energía”, agregó Cusiano del Cenepred.

Sin embargo, el presidente del IGP, mencionó que dicho sismo tendría mayor afectación si está cerca a la ciudad, ya que puede tener una magnitud de 7 u 8, pero no afectaría a la población si se encuentra a muchos kilómetros del epicentro.

“Por ejemplo, en 1994, ocurre una magnitud de 8.4 y en la superficie no ocurre ningún tipo de daño porque el sismo ocurrió a 700 km de profundidad, es decir, ocurrió tan lejos de la ciudad que el sacudimiento del suelo fue mínimo”, agregó.

“Lo que aquí es importante no es solo la magnitud del sismo, sino qué tan fuerte se sacude el suelo, porque un sismo de 8 puede sacudir el suelo con la misma intensidad que un sismo de 5; solamente va a depender de qué tan lejos está el sismo de la ciudad en distancia y en profundidad”, explicó Hernando Tavera.

¿Cómo prepararnos ante un terremoto de 8.8 o 9 grados?

Para el también especialista en prevención y gestión de riesgo de desastres naturales, la mejor manera para prepararnos ante un sismo de gran magnitud son los simulacros.

“Los simulacros nos enseñan dónde tenemos que pararnos y por dónde tenemos que salir; también ayuda mucho el plan de emergencia familiar, así como la mochila de emergencia, explicó Valderrama.

Para Cusiano, el principal elemento para reducir el riesgo frente es la educación y citó el caso de Japón, ya que “tienen una cultura de prevención frente a sismos”.

“Es importante que la población sea consciente del problema porque no solo le compete a las autoridades (…) tenemos que aprender y convivir con este tipo de peligro”, agregó.

Por su parte Valderrama, comentó sobre el sistema de alerta sísmica que el IGP informó que se implementará en mayo de 2024.

“Está demorando mucho, sería bueno que el IGP, Indeci o Cenepred nos avisen cómo está el avance del sistema de alerta sísmica porque somos un país con un riesgo enorme”,aseguró Valderrama.

Edgar Velito – Gestión

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES













CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720