Lun. Ago 15th, 2022

En noviembre del 2015, durante la gestión del expresidente de la República, Ollanta Humala Tasso, se anunció la remodelación de los colegios emblemáticos en el norte del país, entre los que estaban comprendidos los planteles educativos Nuestra Señora de Fátima y Carlos Augusto Salaverry, de las ciudades de Piura y Sullana, respectivamente.

La noticia fue compartida con algarabía por los directores, alumnos y padres de familia de ambas instituciones ante la necesidad de contar con nuevos ambientes para mejorar las condiciones pedagógicas en beneficio de los alumnos.

No obstante, han pasado dos presidentes de la República, y hasta la fecha el Programa Nacional de Infraestructura Educativa (Pronied), a cargo de los proyectos emblemáticos, no ha cumplido lo encomendado, toda vez que el colegio Nuestra Señora de Fátima, de Piura, presenta observaciones que no han sido subsanadas, en tanto el de Sullana está abandonado.

Esta situación, solo en el caso de la Perla del Chira, afecta alrededor de 1800 escolares de los tres niveles educativos, quienes estudian en ambientes prestados en la institución Amauta, soportando las altas temperaturas, con techos precarios, aulas prefabricadas, y la inseguridad que campea en la zona.

Por su parte, las protestas y marcha emprendidas por los padres de familia y miembros de la “Asociación de Exalumnos Salaverrynos” han sido infructuosas por la demora del Ejecutivo para poner en ejecución el saldo de obra del colegio que, a la fecha, tiene un avance físico del 60% en casi cuatro años de ejecución.

HASTA EL 2020

José Mercedes Córdova Morán, director del colegio Carlos Augusto Salaverry, se mostró optimista luego de la reunión con miembros del Pronied en la ciudad de Lima, en la que se le informó que entre mayo o junio se va a retomar la obra del colegio.

Y, en los mejores de los casos, se avizora que para enero del 2020 la obra estará terminada y puesta al servicio de los alumnos salaverrinos.

El consejero por Sullana, Leonidas Flores Neyra, como miembro de la Comisión de Fiscalización del Gobierno Regional de Piura, tomó conocimiento que para marzo estará terminado el expediente del saldo de obra por 25 millones de soles para sacar a concurso la obra.

“He notado que el deterioro y el abandono de la obra están corroyendo el material como el fierro, hay mucho desmonte, todo está abandonado”, informó el consejero luego de una visita al colegio.

La autoridad también ironizó sobre la demora de los trabajos a cargo del Pronied.

“Pido que se agilice el expediente para que se ejecute el saldo de obra y que se garantice una buena supervisión porque ya son dos empresas que han tenido a cargo la obra y la han abandonado, esto ya parece el Alto Piura”, acotó.

PALIATIVO

Mientras tanto, la dirección del colegio ha creído conveniente insistir en el envío de aulas prefabricadas para albergar a los alumnos del nivel secundario, y así todos puedan estudiar en el turno de la mañana.

Sin embargo, el colegio solo cuenta con 30 aulas prefabricadas, por lo que se necesitan 14 aulas más. De lo contrario, la dirección se verá en la imperiosa necesidad de retomar las clases en dos turnos: mañana y tarde, pese a que por las tardes se hace insoportable la enseñanza educativa por las condiciones en las que funciona el colegio en ambientes prestados, y en medio del polvo y los rayos solares.

“Vamos a hacer un solo turno para beneplácito de los estudiantes y que los aprendizajes se den como siempre lo menciona y lo exige la norma educativa: darle lo mejor al escolar”, indicó el director del colegio.

AULAS PREFABRICADAS

Por este motivo, el Pronied se ha comprometido a enviar catorce aulas prefabricadas en la siguiente semana; para que puedan ser instaladas durante el presente mes y no poner en riesgo el inicio del año escolar para el 11 de marzo.

“Entre el lunes o martes viene un promedio de 14 aulas más para hacer realidad un solo turno en la mañana”, indicó Córdova Morán.

Además, se tuvo conocimiento que por desmontaje e instalación de las aulas prefabricadas, el Pronied invertirá 140,000 soles. En tanto, el mantenimiento de las aulas es un presupuesto aparte.

“El Pronied se ha comprometido a traer las aulas que están en la ciudad de Paita. Son aulas que han quedado del colegio Juan Pablo Segundo”, sostuvo el director.

CUENTA REGRESIVA

Asimismo, en la víspera del inicio del año escolar para el siguiente mes, el director hizo un llamado a las autoridades del Pronied para agilizar los trámites.

“Se han comprometido a que antes del 10 de marzo, las catorce aulas estarán instaladas. Esperemos que así sea”, indicó.

También los padres de familia unieron esfuerzos y vienen acompañando al director en las reuniones en la ciudad de Lima, al igual que un equipo técnico de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) Sullana.

Precisamente, el director de la UGEL, Miguel Ángel Lizano Troncos, exige al Ejecutivo cumplir con el envío de las aulas prefabricadas para evitar el hacinamiento de los alumnos del nivel secundaria en los ambientes prestados del colegio Amauta.

Respecto a los alumnos del nivel inicial y primaria, se informó que estos estudiarán en los ambientes antiguos del colegio Carlos Augusto Salaverry que no han sido considerados en obra.

La dirección explicó que los escolares del nivel primaria estudiarán en doble turno: mañana y tarde, porque no tienen el problema de sus compañeros del nivel secundaria que escuchan clases en ambientes prestados.

CÁMARAS

Por último, los padres de familia y la dirección del colegio vienen trabajando en la compra e implementación de doce cámaras de seguridad en el colegio Amauta, donde estudian los salaverrynos, para contrarrestar la ola delictiva y evitar que personas de mal vivir entren a robar al recinto educativo.

Por admin


Déjanos tu opinión!