Mar. May 21st, 2024

Aggreko: el 75% de profesionales del sector eléctrico en Perú indica que la energía solar es la principal protagonista en la transición energética

● Otros combustibles/tecnologías que cumplen un papel fundamental en la transición
energética local son la energía eólica (71%) y el gas natural (GNL y GNC) (54%).
● Perú es el segundo país de la región que se siente más cómodo con el modelo de negocio de
Energía como Servicio.
● El Informe sobre Transición Energética en América Latina, realizado por Aggreko, incluyó
las opiniones de más de 830 profesionales del sector de 13 países de América Latina.

Aggreko, líder mundial en soluciones energéticas, lanza el «Informe sobre la
Transición Energética en América Latina: estrategias, barreras y oportunidades». Este material
ofrece análisis e ideas en profundidad para los profesionales del sector energético de la región,
convirtiéndose en una lectura esencial para comprender las tendencias, desafíos y oportunidades
emergentes en este contexto dinámico.
En los últimos años, América Latina ha experimentado una importante transformación en su sector
energético, con un creciente interés por fuentes de energía más limpias y sostenibles, además de
la garantía de la seguridad energética. Aggreko, como uno de los principales impulsores del
crecimiento empresarial y el desarrollo sostenible en la región, realizó un estudio con más de 830
profesionales del sector eléctrico e infraestructuras, desde concesionarias y empresas de T&D,
hasta agencias reguladoras, empresas de DG y proveedores de servicios relacionados con los
servicios públicos, en 13 países de América Latina, entre gerentes, directores, supervisores,
ingenieros y consultores. El objetivo es comprender cómo las empresas abordan los desafíos y
oportunidades de la transición hacia fuentes de energía más limpias y sostenibles.
El informe precisa que en Perú el combustible/tecnología que cumple un papel más importante en
la transición energética es la energía solar (75%), seguido de la energía eólica (71%) y el gas
natural (GNL y GNC) (54%). Asimismo, se destaca que el gas natural es una de las fuentes
energéticas que genera menos contaminación.
En cuanto a las principales razones por las que las empresas peruanas no están realizando la
transición a fuentes de energía sostenibles en este momento, el 39% de los encuestados
responsabilizó a la falta de claridad en la legislación, la normativa y a la falta de subvenciones que
apalanquen el cambio.
Respecto a las fuentes consideradas protagonistas de esta transición, el 84% menciona la energía
solar, el 72% la energía eólica y el 43% el agua. Patricio Valenzuela, Vicegerente de Operaciones
en Tiempo Real del Coordinador Eléctrico Nacional de Chile, organización independiente sin fines
de lucro que tiene el rol de operar el sistema eléctrico, comparte los avances observados en el
sector energético chileno: «estamos licitando condensadores síncronos e innovando en
colaboración con especialistas para enfrentar los desafíos asociados a la intermitencia de fuentes
renovables. Las proyecciones indican que, entre 2024 y 2025, habrá meses en los que durante las
horas de sol tendremos costo cero a nivel nacional, o que abrirán oportunidades para el
almacenamiento de energía mediante baterías».
Además, las tecnologías emergentes, como la hidrogenación y el almacenamiento de energía de
baterías, están ganando fuerza, indicando una atención especial a las innovaciones que impulsan
la transición. Es importante destacar que las soluciones híbridas (26%), que combinan fuentes
renovables y fósiles, también se consideran importantes.

«Al observar los análisis obtenidos en este estudio, existe una clara tendencia en América Latina
hacia un futuro energético más sostenible», dijo Hugo Domínguez, Líder del Sector de Servicios
Públicos/Infraestructura Eléctrica para América Latina y el Caribe de Aggreko. «Estos
descubrimientos refuerzan la necesidad de un enfoque colaborativo entre empresas, gobiernos y
entidades reguladas para crear un entorno más favorable para la transición energética en la
región. Solo con una cooperación efectiva y estrategias bien planificadas, considerando los
desafíos y oportunidades identificados, será posible promover esta transformación hacia un futuro
energético más sostenible y resiliente».
Entre sus descubrimientos, está una preferencia por el modelo de negocio Energía como Servicio
(35%) como modelo de negocio, en el cual una empresa proporciona y gestiona todos los aspectos
de infraestructura de energía para sus clientes, incluyendo instalación, operación, mantenimiento e
incluso financiamiento de sistemas de energía. A continuación, aparece O&M – Operación y
Mantenimiento (32%) – modelo en el que una empresa prestadora de servicios es responsable de
garantizar que las instalaciones funcionen de manera eficiente y confiable a lo largo del tiempo, y
«Direct Selling» (19%), que involucra la venta directa de energía, donde los proveedores de
energía venden electricidad u otros productos directamente a los consumidores financieros, sin
intermediarios.
Algunos países específicos se encuentran en sus escuelas, como Colombia, donde apenas el 13%
se siente más cómodo con el modelo O&M, con un 55% prefiriendo Energía como servicio. Perú es
el segundo país de la región que se siente más cómodo con el modelo de negocio de Energía como
Servicio, con un 39% de las preferencias, para contratar servicios de electricidad/energía,
mientras que el modelo O&M llega al 29%. En Chile, la preferencia se invierte, con un 40%
prefiriendo O&M.
La investigación también revela que las empresas tienen una visión general positiva en relación
con la transición hacia fuentes de energía sostenible, con un 65% considerando una oportunidad
significativa. Cerca del 34% de los encuestados ven la transición hacia fuentes de energía
sostenible como una prioridad máxima y ya tienen planes sostenibles en vigor. Otro 20% se
clasifica entre las tres principales preocupaciones relacionadas con los negocios.
El factor más relevante a trabajar para incrementar la penetración de las energías renovables, o la
inversión estructural, fue destacado por el 35% de los entrevistados. Dicha inversión podría incluir
el desarrollo de infraestructura, la modernización de las redes eléctricas y la mejora de las
instalaciones para dar cabida a fuentes de energía limpia. El 22% de los entrevistados también
destaca la integración de soluciones de almacenamiento de energía como un factor crítico para
promover la adopción de energías renovables, destacando la importancia de las estrategias de
almacenamiento para hacer frente a la intermitencia de las fuentes.
Dominguez concluye: «al observar los datos, queda evidente una clara tendencia en América
Latina hacia un futuro energético más sostenible. La transición energética es una prioridad y una
gran oportunidad para la mayoría de las empresas. Sin embargo, estas empresas carecen de
conocimiento y recursos para avanzar. La solución es buscar el apoyo de consultores
especializados en energía para obtener soluciones confiables, eficientes y sostenibles. En Aggreko,
estamos comprometidos con esta transición, ofreciendo soluciones adaptadas a las necesidades de
cada cliente y socio. Creemos que la colaboración entre empresas, gobiernos y entidades
reguladoras es fundamental para impulsar esta transformación de manera eficiente y rápida. La
transición hacia una matriz energética más limpia no es solo una necesidad ambiental, sino
también una oportunidad para el crecimiento económico y la mejora de la calidad de vida en la
región».

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN





NUESTRO DIRECTORIO ESPECIALIZADO



AUSPICIADORES













CONTÁCTANOS

Email: publicidad@dipromin.com

M. 992497407

M. 955059720