Mar. Nov 29th, 2022

El presidente de la comunidad de Fuerabamba, Gregorio Rojas, aseguró que se ha buscado durante ocho meses el diálogo con el Estado peruano, pero no hubo respuesta hasta que llegó a una situación límite con la toma de carretera.

En ese línea, dijo que la comunidad de Fuerabamba y otras comunidades de la zona de influencia de Las Bambas, no es antiminera e incluso se ha respetado la presencia de esta actividad, «pero ahora el Estado peruano se ha olvidado de nosotros y nos dicen que somos antimineros y que queremos plata».

» Hemos buscado el diálogo en los 8 meses del Estado de Emergencia  (del distrito de Challhuahuacho) pero nunca (dio la) cara «, apuntó durante una manifestación pública.

En ese sentido, el dirigente afirmó que nunca se rendirá, ni mucho menos dará un paso al costado. «No voy a dar ni un paso atrás hasta que la empresa y el Estado peruano solucionen el problema, no solo en Fuerabamba sino también en el distrito de Challhuahuacho, con las 17 condiciones que se han firmado», aseveró.

Gregorio Rojas reiteró que «no abandonará» a su pueblo. «No voy a venderme a nadie, si hubiera sido un dirigente o asesor vendido no hubiera estado en la cárcel. Solo salen de Fuerabamba los que tienen plata y casa, nada más», afirmó

Asimismo, reiteró que los representantes del Gobierno no saben la realidad de la comunidad y que tras el traslado a la nueva ciudad de Fuerabamba, «nunca hubo un acompañamiento del Estado peruano» .

«Nosotros hemos apostado por esta minería. Este terreno es de nosotros y lo hemos dejado para qué: para que nos encarcelen o nos maten. Hemos dejado este terreno, pero nunca hubo un acompañamiento del Estado peruano para que la provincia de Cotabambas se desarrolle. La comunidad de Fuerabamba  y de la zona de influencia de Las Bambas tienen que ser respetadas», manifestó.

Por admin


Déjanos tu opinión!