Vie. Mar 1st, 2024

En medio de la inflación y una contracción del sector construcción en 2023 (estimada en 8.7 % por la Cámara Peruana de Construcción), el despacho nacional de cemento cayó 11 % a 12 millones de toneladas en ese año, según la Asociación de Productores de Cemento (Asocem). Para Pacasmayo (Grupo Hochschild), la situación no fue ajena, pero aun así culminó la instalación de su cuarto horno, preparándose para un repunte y esperado récord en resultados este 2024. ¿Qué bases sostienen tal expectativa? Conózcalas en la entrevista con su CEO, Humberto Nadal.

En línea generales, ¿cómo fue el 2023 para Pacasmayo?

Ha sido un año complejo, pero muy bueno. Los volúmenes han venido un poco retrasados. La industria cementera peruana tuvo el 2021 un pico muy alto y aunque el 2023 se ha retrocedido, nos mantenemos en niveles bastante más altos que la pre pandemia. En rentabilidad, la compañía ha tenido un año muy bueno. Los volúmenes no acompañaron, pero con esfuerzos en eficiencia, hemos tenido resultados muy buenos.

Aun así, ¿se realizaron inversiones?

En 2021 crecimos 40 % frente a 2020, esto hizo que la capacidad se viera estrecha y la empresa decidió invertir US$85 millones en el cuarto horno en Pacasmayo (La Libertad). El proyecto se llevó a cabo en tiempo récord (13 meses), lo inauguramos en julio de 2023 y añadió 600,000 t de clínker. Ahora tenemos una capacidad instalada bastante cómoda. Es un horno tremendamente eco eficiente.

¿Los hace autosuficientes de clínker?

Todo el 2023 no importamos nada de clínker, somos autosuficientes.

Así, ¿hay oportunidad de exportar este insumo?

Nunca hemos exportado clinker, pero no lo descartamos. Tenemos una buena capacidad y al final tenemos que rentabilizar todas las inversiones. Siempre hemos estado preocupados de que no nos falte capacidad y la razón fundamental de nuevo horno fue acompañar el crecimiento muy grande de 2021, pero si encontramos oportunidades de exportaciones, que no se han dado en el pasado, no quiere decir que no se vayan a dar en el futuro.

Humberto Nadal, CEO de Pacasmayo, en entrevista con Gestión.

Proyecciones

¿Hay señales que sugieran un repunte del despacho nacional en 2024?

Soy optimista. Las proyecciones de Apoyo hablan de un crecimiento de 4.8 % de la construcción este año. La autoconstrucción se ha convertido en un gran soporte, 85 % de nuestras ventas van dirigidas a ese segmento (hace cuatro años era 60 %). La inversión privada y pública viene tremendamente retrasada. El futuro del mercado no está tan ligado a la autoconstrucción, que es el caballito de batalla permanente y sólido, sino a que la inversión privada recupere tracción. La inversión pública también venia retrasada, se ha puesto un poco al día con inversiones de prevención para el fenómeno de El Niño, pero si la inversión pública y privada hacen su parte (regresando a niveles pre pandemia) vamos a tener un año bastante bueno.

¿Sería más un aporte de inversión privada o pública?

Ambas. En los últimos dos años, no se han hecho grandes inversiones. No es un tema de recursos sino de decisión de volver a impulsar el crecimiento el país, no solo el norte. El mercado peruano en los últimos 10 años creció muchísimo en toneladas, pasó de ser probablemente el numero 12 o 14 de América Latina a estar entre los cinco mercados más importantes, después de Brasil México, estamos peleando los puestos tres, cuatro y cinco. La demanda está muy orientada a vivienda, pero fallamos como país en infraestructura. Si realmente logramos reducir el déficit de infraestructura, Perú se convertirá en el tercer mercado más grande de cemento de América Latina, bastante alejado del cuarto.

Por lo pronto, ¿ la autoconstrucción y demanda para proyectos de preparación para el fenómeno de El Niño han mejorado?

Sí, 100%. La autoconstrucción se ha cargado al hombro el mercado de cemento nacional. En cuanto a la prevención para el fenómeno de El Niño,

Para este 2024 en la zona norte, ¿qué megaproyectos serán claves?

Chavimochic (III), que ya se ha firmado un convenio de Gobierno a Gobierno con Canadá, me parece fantástico. Ese tupo de convenios es una salida para destrabar inversión pública, ojalá se firmara por todo el Perú. Chavimochic es fundamental, pero también tenemos proyectos importantes, se podría sumar Olmos (II), un montón de proyectos, se requiere tracción y decisión con la premura del caso.

Así, tras la caída del despacho nacional, ¿se estima un repunte?

Estoy convencido que vamos, no solo a sostener el volumen, sino espero que crezcamos. Perú debe ser el tercer mercado más grande de cemento de América Latina, ya estamos ahí, con esos 12 millones (2023) o 13 millones previos. Argentina y Colombia son los competidores y estamos a diferencia de cientos de miles. Si activamos inversiones en infraestructura nos vamos a convertir cada día en un mercado de cemento más atractivo.

¿El avance sería de un digito?

Sí, por eso mencionaba la cifra de apoyo de 4 %, es una buena señal.

En tanto, ¿el despacho de Pacasmayo iría al mismo ritmo?

Sí, de todas maneras, el horno cuatro es un reflejo de cómo nos hemos preparado y nos seguimos preparando a todo nivel y tiene que ver con la estrategia. El 2017 migramos de ser una compañía de cemento a una empresa que provee soluciones constructivas, con el cliente al centro y eso ha sido un cambio radical. Estamos enfocados en las necesidades con servicios relacionados y le hemos dado un componente de transformación digital. Tenemos aplicaciones para maestros de obras, ferreterías, todo bajo el cuidado del medio ambiente.

¿También apuntan a una mejora en ganancias?

Al tercer trimestre de 2023, retrocedían los volúmenes, pero la rentabilidad iba creciendo. Creo que este año será el mejor año en la historia de Pacasmayo en términos de resultados, es lo que anticipó. Soy muy optimista de lo que vamos a hacer en 2024.

Inversiones y negocios

Ante el esperado repunte, ¿se retoman proyectos o inversiones?

El año pasado, el capex fue US$85 millones para el horno cuatro y el capex normal es US$25 millones para sostenimiento. No podemos estar gastando así todos los años, no lo necesitamos. Tendremos un capex de sostenimiento y ninguna ampliación porque ya las hicimos, vamos a estar más enfocados en trabajar en lo que tenemos en las plantas de Piura, Pacasmayo y la selva.

¿Qué proyectos tienen en sostenimiento?

Tenemos una planta en Piura moderna, un nuevo horno en Pacasmayo muy moderno, y lo que siempre buscamos es mayor automatización y mayor sostenibilidad lo medio ambiental. Esas dos cosas guían cualquier inversión en Pacasmayo.

¿Cuál es la apuesta en soluciones constructivas?

La apuesta tangible y la vamos a ver en siguientes dos años es por el mundo digital. Vamos a revolucionar el mercado de la construcción a través de una oferta digital potente y no tan asociada a cemento, sino a todo tipo de soluciones enfocadas a cliente final, por ejemplo, tenemos un piloto de una solución de financiamiento para el auto constructor. Tenemos división de pre fabricados pesados, hacemos puentes, naves industriales. Queremos seguir avanzando, no alejándonos del cemento, sino dándole más valor agregado.

¿Y el negocio de concreto?

Ahí hemos avanzado mucho, tenemos una app digital (de compra) para constructoras, pero teneos que ir mas allá, estamos operando como integradores, solos o con socios. Tenemos plantas móviles, o si hay un proyecto muy grande le ponemos planta fija, es un servicio.

Costos y la mira en energía

¿Cómo vienen los costos?

A raíz de la pandemia la inflación voló, subió el costo absolutamente, sobre todo la cadena logística se vio tremendamente afectada. Eso ya pasó, veo para adelante una estabilidad de costos, por ahí algunos rezagos inflacionarios, pero espero que en los siguientes meses empiecen a desaparecer.

¿Se avecinan nuevas alzas de precio?

Fue una respuesta en general del mundo. Sí costaba más traer algo tenías que ajustar el precio. La inflación estuvo en el rango meta del Banco Central de Reserva por 30 años cercano al 2 %o 3 %, y se fue a 8 %. Ahora está más por el 4 % o 5 %. En la medida de que hay estabilidad a la baja, la cosa es más tranquila.

En energía, ¿evaluarán suministro con fuentes renovables?

A mil. Nos interesa muchísimo la energía eólica, fotovoltaica, las energías renovables y vamos un poco mas allá. Estamos trabajando muchísimo en un proyecto que espero vea la luz el próximo año, de pos procesamiento de aceites, llantas, una serie de productos que los estamos recogiendo del ambiente y los estamos convirtiendo en energía para el proceso de producción de cemento. El reto no es ser solo eco eficiente, sino también rentables.

Para tener energía eólica, ¿apostarían por contratos o por proyectos propios?

Me gustaría mucho un proyecto propio, es a lo que estamos apuntando. Estamos trabajando, no digo que se haga realidad en el cortísimo plazo, pero queremos un proyecto nuestro. En el norte, hay parques eólicos exitosos y por ahí podría ir la solución para nosotros.

Josimar Cóndor – Gestión

Por admin