Lun. Ago 8th, 2022

Los pobladores de la localidad de Bretaña (Requena – Loreto) tomaron ayer las instalaciones del Lote 95, ubicado en Loreto, exigiéndole al Gobierno que resuelva su plataforma de lucha que tiene que ver con una serie de requerimientos, entre ellos, el dotar de servicios básicos.

«Hace 4 semanas un grupo de representantes de las 4 cuencas del Amazonía bajo el liderazgo del señor [José] Fachín, que es la misma persona que estuvo detrás de las protestas contra el Oleoducto, envió cartas al Gobierno amenazando que si no se resolvía su plataforma de lucha -que tenía que ver con una serie de requerimientos al Estado- iban a comenzar a tomar instalaciones de las empresas», señaló Felipe Cantuarias, presidente de la Sociedad de Hidrocarburos del Perú (SHP).

«Ayer se concretó la toma de lote 95 que justamente ayer fue el día que se estaban haciendo las pruebas de producción para confirmar el inicio de producción de 1,000 barriles. Este es un proyecto para venta comercial pero lo preocupante es que se mezclan cosas en los conflictos sociales (…) Los que están detrás de estos requerimientos organizaciones que en la práctica no tienen una base social específica», agregó en entrevista a RPP.

Según el presidente del gremio de hidrocarburos, el Lote 95 no tiene ningún tipo de impacto ambiental y estableció una relación de confianza con las comunidades para obtener una licencia social. «Sin embargo, la plataforma de lucha se mezcla con una mayor, que tiene que ver con una deuda social que viene desde la época anterior de la producción de hidrocarburos», sostuvo.

«Es un proyecto nuevo y como todo proyecto nuevo en la parte de perforación tiene que cumplir estrictamente el estudio de impacto ambiental y social. En el caso de hidrocarburos, a diferencia de minería, para poder perforar necesitas un estudio de impacto ambiental completo. Ellos han hecho todo un trabajo a detalle que identifica los impactos y han dialogado con la comunidad hace mucho tiempo», añadió.

Si bien la industria de hidrocarburos arrastra una reputación negativa en términos de pasivos ambientales -reconoció Cantuarias- hubo la oportunidad de poder sentarse a ver la plataforma de reclamos y ver de qué manera se podían resolver las inquietudes en base al diálogo y evitar que se tomen instalaciones.

La SHP precisó que la empresa del Lote 95 se siente incapaz de poder resolver las exigencias de la comunidad. «Para las obras por impuesto se requiere estar en operaciones, para generar utilidad y así poder utilizarlo, nosotros lo estamos viendo, pero hay otro problema que es la crisis de la industria de hidrocarburos pues ha desaparecido los ingresos tributarios de la región», mencionó.

En ese sentido, Cantuarias propuso tres alternativas para que se puedan llegar a un entendimiento con las comunidades, a fin de que éstas se beneficien de los recursos que genera la industria.

– La redistribución justa de los recursos que vienen de la industria de hidrocarburos.

– Remediación ambiental. La industria tiene un déficit pero el Ministerio de Energía y Minas tiene 180 millones de dólares para iniciar el proceso de remediacion ambiental y ya han decidido invertir 50 millones en la Amazonía.

– Inversión social. «Tenemos que hacer que no venga cuando ya uno está en producción sino que acompaña al proyecto desde el primer día. Es por eso que en la Ley Orgánica de Hidrocarburos se establece la extensión del fondo de adelanto Social para hidrocarburos y también la obligación de que Perupetro acompañé a los inversionistas desde el primer día para obtener la licencia social». 

Por admin


Déjanos tu opinión!